domingo, 3 de enero de 2010

Quién quiere más?


Como yo, es capaz de oir el silencio…esa nada que relaja y aturde, una hoja que cae, la nevera que vibra, el reloj y el tic tac compasadas las horas en la noche que vive…

Berta es una mujer normal, quizás empezó tarde a saber vivir, encerrada en el pueblo y digo encerrada porque así se sentía ella, no fue al colegio porque sus padres la necesitaban en la casa, mientras ellos trabajaban el campo…

La cocina de leña le quemó casi las pestañas y las manos cortadas de tanto lavar desde bien pequeña…los viajes a la fuente para llenar garrafas y las panzadas de andar para llevar la fiambrera para que sus padres comieran..

Sentada en una roca, remangada la falda comía un trozo de queso con pan viendo el horizonte de esperanzas llenas…

Soñaba con las fotos en blanco y negro de una revista que había encontrado en el camino al pueblo, mujeres vestidas de hermosas telas, elegantes como la espiga en la era, peinados cardados, uñas muy pintadas y ojos mirando hacía las estrellas…

Cuando algún hombre la miraba bajaba la cabeza avergonzada y su padre hosco le gritaba que al carro subiera…la verdad es que Berta apenas hablaba, cuando acababa el trabajo se sentaba en la puerta y miraba el cielo buscando respuestas a preguntas de ella…

Y el tiempo como a todos se le paso volando, la cara morena llenita de arrugas, tanto sol que quema …

Imaginaba que había otra vida, cerraba los ojos para inventarse, vestidita de tonos pasteles y que un hombre alto le abrazaba a ella…

Un día se murió su padre, los años no pasan en balde…y su madre al verse más sola se empeño en marcharse con él y ella se quedó sentadita en el comedor con su camisa y su falda negra de paño, agarrada a un pañuelo para secarse algún llanto y la incertidumbre colgada en los hombros caidos del peso de tanto usarlos…

Ahora es el momento de vivir aquello que cerrando los ojos vió tantas veces, pero ahora ya …no sabe verse…

Se corta un trozo de queso y se sienta en la puerta a esperar cuando llegue su invierno y decida marcharse y dejar el terreno…

No piensen ustedes que tiró la toalla, arreglo su casita y disfrutó de lo suyo, lo que conocía, trabajar la tierra, a cuidar de sus animales, a oler las manzanas a lo lejos, a jugar con sus perros, a mirarse al espejo …

Y quemó aquellas fotos y estrujaba un poco de tierra que era casi su todo…si la tierra le había pedido que allí estuviera, ella estaba mientras pudiera...porque había aprendido a quererse en ella…

Y disfrutaba del campo, del canto de los pájaros, del fruto de sus sudores, había sido su vida y no renegaba de ella…

Ahora tiene una pequeña tele y por las noches se rie viendo la absurdez de la importancia que le da la gente a cosas que no la tienen y la apaga porque ya son las diez y hay que madrugar para seguir disfrutando de aquello que ella posee…

Libertad…ganas de trabajar…sencillez….vida…si está contenta quien quiere más?

Un saludo



20 comentarios:

Carlos enero 03, 2010  

Hola,cuanto tiempo

Te invito a pasarte por mi blog,he hecho unas reformas

un abrazo

YAIZA enero 03, 2010  

Que historia mas bonita. Realmente así es, no todos vamos a ser como borregos haciendo lo mismo, deseando lo mismo, sufriendo por las mismas cosas, sin darnos cuenta que en la sencillez de la vida están las respuestas.

Un besito.

Rogger Avendaño Cárdenas enero 03, 2010  

Hola, espero que tengas un buen año 2010, Azul
:)
Abrazos para ti

SOLO DE INTERES enero 03, 2010  

Azul, primero desearte un 2010, en que tus sueños se hagan realidad. Que bella historia, muchas veces en la sencillez estan los grandes tesoros, das mucha paz en tu relato, pero lo que más me gusta es que no es que haya tirado la toalla como bien lo expresas, es simplemente que disfruta de la vida. Un fuerte abrazo y lo mejor de lo mejor para tí en este 2010

Mery enero 03, 2010  

Hola Azul, me ha conmovido tu historia, casi podia verla con sus pasos silenciosos, con esa luz en sus ojos, mirando las estrellas, no hay nada mas grande que tener sueños, y disfrutar de lo que se tiene, precioso relato, un beso.

mariajesusparadela enero 03, 2010  

Normalmente, tendemos a amar lo que no hemos tenido, pero la actitud de la protagonista es absolutamente sabia.

Malena enero 03, 2010  

Mi querida Azul: El saber conformarse con lo que uno tiene es de sabios pero me queda la duda de si los padres no la hubieran tenido tan sujeta, quizá podría haber conocido a la persona que le acompañara en esa vida que se forjó en esa madurez solitaria.

Mil besos y mil rosas.

Cantares enero 03, 2010  

Hermoso tu relato, amo el campo y la vida sencilla, me imaginaba a tu protagonista con ternura. Besotes

beker enero 03, 2010  

Yo lo comparto todo contigo... abrazos

Uruguayita enero 03, 2010  

Linda la actitud de Berta, disfrutar de la sencillez...si la maravilla de la naturaleza es ya en si un milagro, un sueño que se puede hacer realidad. Un beso. Uruguayita.

Rita enero 03, 2010  

Hay gente que es feliz con muy poco y con una vida muy sencilla y nosotros preocupandonos por tantas tonterias........

Julia enero 03, 2010  

Pues a mi me parece una historia muy triste de egoísmo y de injusticia. Bertita aprendió a conformarse con lo que tenía ¿no? qué parecida es esta historia a la historia de los pueblos a los que la religión subyuga y les lava el cerebro hasta hacerles creer que eso se llama felicidad. La felicidad seguramente no existe del todo, pero desde luego la que llevó a Berta a esa vida tan pulcra y tan sencilla es la que menos se parece a la que imagino. El relato es muy bonito pero me parece triste que creáis que esa mujer vivió como mereció. Pisaron todos sus sueños y la convirtieron en un ser sumiso y conformista. Eso no es felicidad por muy bonito que sea el paisaje que te rodee.

Jacquie. enero 04, 2010  

Azul, Feliz año!!, deseo lo mejor para ti y los tuyos este nuevo año.

La história que cuentas es GRANDE.
me ha encantado y casi pude ver cada momento que narrabas, pero creo que esto ya te lo comenté un dia, no lo sé, pero si que lo pienso siempre que leo tus entradas.
Me gusta todo siempre Azúl, ah jajaja y no me olvido de lo de george C y el café.
Un besazo guapa
jacquie.

laMar enero 04, 2010  

La belleza de las simples y pequeñas cosas, esas que ya no se aprecian. Preciosa historia mi niña, para pensar y valorar.
Un abrazo enorme

Vir enero 04, 2010  

que lindo lo sencillo
en las pequeñas cosas está la verdadera belleza
me voy unos días de vacaciones y no se´que tal será mi conexión a internet en el lugar donde voy.
espero poder conectarme y leerte.
de no ser así te leo a mi vuelta

beso grande azul

TriniReina enero 04, 2010  

Si es feliz, bien está lo que bien acaba, pero a veces, los padres, son algo egoístas; claro que eran otros tiempos...

Besos

Paquita enero 04, 2010  

Después de morir sus padres sí fué libertad, pero no así antes ya que le fué impuesta esa manera de vivir.

Son maneras de valorar la vida y lo que poseemos.

Una historia muy bien contada.

Besitos primita

Prometeo enero 04, 2010  

El mas rico no es el que posee mas sino qel que necesita menos...y las mujeres, en mi tierra, son el campo, las que mekor lo entienden quizas porque la tierra, GEa, es mujer y entre mujeres se entienden.
Valorar el silencio, valorar la paz y calma, valorar la naturaleza...cosas sencillas pero olvidamos tantas veces.
Un fuerte abrazo.

DEMOFILA enero 04, 2010  

Hola, preciosa, bonita entrada, realmente si tenemos lo que llegó a poseer Berta, seríamos felices, pero eso hoy en día es muy dificil, en la actualidad se vive de otra manera, com más estress, y con más necesidades, aunque no las necesitemos, pero así es la vida, hay que vivir en la era que nos corresponde.
Ya leí el comentario que me dijiste, sería un error por mi parte.
Un besazo, cielo, y que los Reyes Magos te traigan muchas cosas, lo que más feliz te haga.

Belkis enero 09, 2010  

No hace falta tener mucho, sólo hay que disfrutar de aquello que se tiene.
Hermoso y tierno relato.
Besitos

Un gran regalo

No sé que me dirás, no sé que pensarás, este es un regalo para ti, no es un libro y mucho menos esa carta tan hermosa …, pero es lo más hermoso que yo puedo poner en tus manos, un libro con todas las hojas en blanco en el cual puedes escribir, todo lo que desees…hacer crítica, hacer reír, hoy tan difícil de conseguir, hacer porque no… llorar , que puedas hacernos pasear por esa increíble imaginación que posees .
Piensa que gracias a este medio dejaremos un haz de luz de nuestra existencia.
Escribe, escribe como lo sabes hacer tú.

  © Mi mar y mi cielo azul basada en una plantilla original de Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP