lunes, 15 de noviembre de 2010

LUZ


Ricardo salió de casa como cada día, cogió su moto y se puso en marcha....como cada día, como cada día, como cada día...
Pero a pesar de que sea diario, no siempre los días son cada día...osea no son iguales...

Tenía su cotidianidad, como todos nosotros, no pensaba que nada fuera diferente...su casa, su mujer, sus cuatro hijos, los dos mayores adolescentes...

Ricardo tenía un carácter fuerte, el pequeño taller de mecánica lo había conseguido a base de esfuerzo ...de mucho trabajo ...Isabel su mujer se había dedicado siempre a la casa y a los peques y en sus ratos libres cosía para las vecinas o limpiaba alguna cocina ....

Sólo había algo que a Ricardo le remordía...después del segundo hijo, sufrieron una crisis matrimonial y se enrolló con una clienta ...duró apenas dos meses, lo justo para acostarse tres o cuatro veces ...y terminar...
Fue un momento tonto...de vacío, de sentirse mal...y después mirando a Isabel a los ojos, entender que no valía la pena romper lo que habían conseguido...la consecuencia de aquello fue Pol ...el tercero de los niños, dos años más tarde vino Marta la niña de sus ojos...
Y ahora estaban como estaban....como lo que llamamos normalidad...poder llevarse un plato a la boca sin demasiados problemas, estar a punto de acabar la hipoteca, darles la educación a los hijos que costaba algo y que pudieran, luchar por unas vacaciones que quedará en el recuerdo y en la memoria de ellos....vivir.....vivir ...intentando no tener problemas...

La crisis actual les tocaba...claro, como a tantas familias, y hay que hacer las cuentas...un mes saliendo de las penas y otro mes controlando todo ....y crear quimeras...

Ricardo salió de casa, como cada día...cogió su moto y en la rotonda habitual un coche se le torció...se metió delante sin avisar y Ricardo en un segundo voló....
Fue solo un segundo....o quizás dos...voló chocando contra el asfalto ...con tan mala suerte que su cráneo reventó...
No supo lo que pasó, de repente...se vio andando...en la rotonda...una moto tirada en la carretera, la suya, varios coches parados, de algunos de ellos salieron los viajeros y se acercaron parece que a un punto negro...

Él sin darse cuenta que andaba descalzo se acercó y como si fuera una alucinación se vio a si mismo, tirado en el asfalto, con los ojos cerrados y le entró horror...chilló a los viandantes, para decirles que estaba allí ..pero parece ser que nadie le veía y nadie le oyó...

De repente alguien tiró...me refiero que tiró de él...y él luchaba por no dejarse llevar....pero la energía era más fuerte, y de repente se vio en un camino, como en un túnel, un túnel blanquecino ....y empezó a caminar...al fondo había luz....mucha luz....

Mientras andaba se oía una voz...Hola Ricardo...y en cada paso ...veía imágenes de su pasado...y oía un llanto que decía...te quiero tanto....
Justo cuando llegó al final del túnel, mientras seguía oyendo el llanto ,otra voz le dijo...que es lo peor que hiciste...y él bajando la cabeza dijo ...olvidar que hubo gente y sensaciones que existieron en algunos momentos y por mi lo daban todo y yo no...y que es lo mejor que hiciste...
Y Ricardo respondió ...perdonar...perdonarme a mí mismo...paras seguir estando ....seguir luchando...por todo aquello por lo que merecía luchar
El túnel desapareció de su vista...y se hizo el apagón ....de repente la luz de unos focos en el techo le alumbró ....y una voz ....con una voz cogida a la suya le repitió ...te quiero...te quiero tanto....
Hoy hace dos meses que Ricardo anda en rehabilitación ...mientras va andando por una alfombra automática ...cada tarde a la hora de la visita vienen sus hijos a verle y su mujer....
Cuando ella le dice ...te quiero tanto ...a él se le cae una lágrima y ella no puede imaginar por que...
No sabe quien le dio una nueva oportunidad ...seguramente no importe ...mira a los ojos de Isabel...y él piensa darse a si mismo la oportunidad....tampoco hizo nada tan malo.....pero....alguien le permitió seguir valorando....respira hondo y le dice a Isabel...te quiero...te quiero tanto...

6 comentarios:

Cantares noviembre 15, 2010  

Precioso tu relato, como lo son siempre.
Un beso

jose i mari noviembre 16, 2010  

Me sigues sorprendiendo con tus historias...Son excepcionales...y en casi todos los casos muy reales, son historias que suceden en algún lugar...Un beso. Mari Carmen.

Ligia noviembre 16, 2010  

Un precioso relato, Azul. Siempre una oportunidad. Abrazos

..NaNy.. noviembre 17, 2010  

Hola precioso relato me sorprende no se de donde las sacas lo digo por que casi siempre son reales, estan muy bien escritas me encantan. Saludos

Alondra noviembre 17, 2010  

¡Hola! siempre dejas un pedacito de vida que nos hace pensar, lo que más admiro es la cualidad que tienes para meterte dentro del personaje y hacerlo tan real.
Besitos

Rita noviembre 17, 2010  

Una segunda oportunidad......mucha gente la tiene, tu historia es muy real, conozco alguna de primerisima mano,si, eso ocurre pero tu lo cuentas como nadie
un besote amiga

Un gran regalo

No sé que me dirás, no sé que pensarás, este es un regalo para ti, no es un libro y mucho menos esa carta tan hermosa …, pero es lo más hermoso que yo puedo poner en tus manos, un libro con todas las hojas en blanco en el cual puedes escribir, todo lo que desees…hacer crítica, hacer reír, hoy tan difícil de conseguir, hacer porque no… llorar , que puedas hacernos pasear por esa increíble imaginación que posees .
Piensa que gracias a este medio dejaremos un haz de luz de nuestra existencia.
Escribe, escribe como lo sabes hacer tú.

  © Mi mar y mi cielo azul basada en una plantilla original de Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP