lunes, 16 de noviembre de 2009

Hola padre


Hola padre ….

De alguna forma tengo que llamarte, genéticamente fue tu semen el que me hizo crearme …Tengo treinta años y la barba poblada, me costó encontrarme en una cruda diada y cuando lo hice fue para llorar mi estancia …

Que difícil fue no hallarte en cualquier palabra y si hacerlo mientras ella lloraba, hoy que tengo un hijo y me duele la espalda de trabajar para que él sea alguien y correr cuando oigo la palabra padre en cualquier momento que él me llama…

Y me pierdo en momentos de recuerdos amargos cuando ella me escondía en cualquier rincón de casa para que no vinieras y la pagaras conmigo, abrazando a mi hermana entre ofensas y gritos…

Yo vi como a base de puñetazos mi madre se encogía entre la cama y el armario y con un silencio acompasado mojaba la alfombra de lágrimas mientras sus ojos se dirigían a la puerta rogándome sin hablarme que no apareciera en ese rincón de la casa y yo asustado y luego penitente y callado dejaba matar las ilusiones de una infancia que convertiste en un sueño triste, mudo y casi muerto mientras crecía en mi… nada…

El olor a ginebra se metió en mis venas como una plaga y pidiendo tú respeto, solo el miedo te respetaba mientras dejaba volar a una mejor vida el alma que me albergaba…

Durante poco tiempo fuiste mi héroe, mi Superman …para convertirte en el antihéroe, en la pesadilla real, en la meada en mi infantil cama, en una estatua de barro que deshacía cada vez que llegabas a casa insano y borracho como una cuba en mis pequeñas manos que jugaban a solas a buenos y malos…

Dejé el colegio para apoyar en casa con mi trabajo, aprendiz de mecánico para pagarte a ti lo que te bebías en cualquier antro y luego era la savia que envenenaba la tranquilidad y juntamente el miedo que vivíamos en aquellos años…

No entiendo muy bien lo que hizo aguantar a mi madre tanto berrido, tantos gemidos, tanta violencia, tanto morado , tanto quejido ….pero cada lágrima suya la llevo dentro, muy dentro mío y sus manos callosas de fregar escalones me acariciaban prometiéndome aquello que jamás estando tú hemos vivido…

Padre…hoy estoy diciéndote adiós quizás solo para saber que te fuiste para siempre y no sembraras más dolor…para cerciorarme que mi madre no tenga que volver a mirar hacía atrás con pavor y que aunque no sepa reciclar no tenga que dolerse de tanto mal…

Hoy estoy aquí para enterrarte…para enseñarle a mi hijo el génesis del error, lo que nunca debe hacer, enseñarle mi negror …el recuerdo que tendré cicatrizando hasta que yo mismo tenga que decir adiós….

Y encima siento pena …si pena porque no supiste aprovechar ni siquiera el fruto de un amor que se supone por eso empezó …a veces me pregunto porque Dios permite tanto dolor ….

Te agradezco que me hayas enseñado tantas cosas …porque puedo comparar el odio a la felicidad, el golpe a besar y a amar….que ironía sentir que me diste la muerte y la vida …que te amé para que no me dolieras y te odié para querer siendo pequeño que te murieras…

Ahora daré la media vuelta, con mi hijo de cinco años cogido de la mano y nos iremos al parque a querer a su madre …a reirnos de todo, a jugar a vaqueros, a vivir los columpios y antes de dormir …a leerle algún cuento …lleno de fantasías y sueños

Le diré algún día que su abuelo antes de morir ya estuvo muerto en el alma del hijo que todo esto hoy está escribiendo….

Un saludo

Bueno ya podéis imaginar que es fruto de mi imaginación simplemente por el sexo de la persona que supuestamente lo escribe, yo jamás he vivido nada semejante….pero dedicado a quien si lo pudo vivir …



25 comentarios:

arobos noviembre 16, 2009  

En este caso es una ficción; pero en otros muchos es una realidad. El relato es tremendo: bello y duro. Hay quien de padre solo tiene el nombre. Tampoco ese es mi caso, pero sí se ven situaciones como las que tú describes con demasiada frecuencia. Un saludo.

Jacquie. noviembre 16, 2009  

Desgraciadamente, esto sucede, no hay más que mirar las noticias..ya me da miedo sentarme delante del tv.
Azul, cuánto dolor verdad?, tu no lo viviste, yo tampoco, pero por desgracia esto es una realidad.

Un beso.
Jacquie.

Montxu noviembre 17, 2009  

Malditos sean por siempre todos y todas.


Muxus

Vir noviembre 17, 2009  

relataste muy bien algo terrible y doloroso
a vos no te pasó ni a mi tampoco pero cuántos sufren cosas así
cuanta tristeza encierra a veces la realidad

te mando un beso enorme

Abuela Ciber noviembre 17, 2009  

Demasiado triste para mí, nos vemos!!!!

Cariños

Marina noviembre 17, 2009  

¡Qué momento para leer tu relato! ni siquiera he podido terminarlo... esque estoy así como saliendo o entrando o yo que sé...

Besos corazón.

Cantares noviembre 17, 2009  

Tus relatos Azul, son tan especiales, parecen reales porque en este mundo hay muchas vidas que pasan por eso y no son ficciòn.
Ayer escuchè que mueren 2 mujeres por dìa a causa de la violencia familiar... y esos niños... que serà de ellos?
Besotes

DE INTERES noviembre 17, 2009  

Azul, cuanto dolor en la violencia familiar! cuando vez estos casos de cerca te parten el alma, realmente lo has descrito muy bien. Pienso que nadie debiera ser maltrado ni fisica, ni emocionalmente. Un fuerte abrazo amiga

TriniReina noviembre 17, 2009  

Una ficción que, desgraciadamente, en muchos casos, es una terrible realidad.

Perfecto el texto.

Besos

mariajesusparadela noviembre 17, 2009  

Dicen, yo no lo sé, que lo que ves de pequeño lo reproduces de mayor...
Con lo cual el daño se multiplica. Ojalá no sea cierto.

Prometeo noviembre 17, 2009  

Dramas como es a millares, muy bien retartado por ti, muy bien enfocado en esa subjetividad de un sufridor y,con el, las madres heroicas que se ponian delante prefiriendo ser ellas las victimas en vez de sus hijos, tiempos terribles, hombres peores...un abrazo.

MAJECARMU noviembre 17, 2009  

Azul, muy triste y real.. y duelen tus letras,amiga.

No obstante, siempre queda la esperanza de que aprendemos a elegir lo bueno.. y ojalá así lo hagan los afectados,como en tu historia.

Mi felicitación y mi abrazo.
M.Jesús

P.D: He visto tu anterior historia.

Alondra noviembre 17, 2009  

Como en todos tus relatos, lo más duro tiene delicadeza gracias a unas palabras sin morbo...
Mi admiración sincera

Adolfo Payés noviembre 17, 2009  

Escribes.. muy bien la realidad de muchos..



Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos

mardelibertad noviembre 17, 2009  

Una relidad lena de dolor.
Besos

Paquita noviembre 17, 2009  

Como has sabido plasmar el dolor en este post, muy bien escrito.
Un dolor que existe en tantos y tantos hogares, ojalá algún día acabe esta clase de sufrimiento, que arrastra a toda la familia.

Besitos Primita.

Un post precioso.

Romayris noviembre 17, 2009  

Este relato tiene todo de realidad y es lamentable y doloroso para las personas que pasan por esto.

Saludos

Ligia noviembre 17, 2009  

Un relato dramático que sin duda marca la vida de algunos. Abrazos

Gaia noviembre 17, 2009  

Que cruda realidad para tantas y tantas familias.

Un abrazo azul.

Victor Gil noviembre 17, 2009  

Hola Azulita.
Mas una excelente estória que solamente tu lo cuentas. Lo haces muy bien. Mientras esta estória sea de dolor y miedos que se pierden en el tiempo, pero jamas se terminam.
Besitos y mi cariño mi buena amiga.
Victor Gil

Amaya noviembre 17, 2009  

Hay quien lo padece, sí, y lo que es peor, quien viéndolo a diario crece con la idea de que eso es lo normal.., y luego, en la edad adulta, lo pone en práctica.

Educar para la paz, para el respeto, en el concepto de la igualdad.., ese es el mayor seguro de futuro de una generación sana.

Tus relatos siempre dejan un agridulce sabor a realidad y sentimiento

Muy buen texto

Mil besos

Amaya

beker noviembre 17, 2009  

Relatos de una triste realidad, que desgraciadamente forma parte de la vida de muchos, besos

S. noviembre 18, 2009  

Es la realidad pura y dura.

FAIL noviembre 18, 2009  

Te aplaudo azul, te aplaudo por la delicadeza con la que has tratado el tema, por lo real y aterrador y por ver la otra cara de los malos tratos. Muy buen ritmo al narrarlo y desde luego y desgraciadamente muy real.
besos mi niña

Belkis noviembre 21, 2009  

Me has conmovido hasta la última fibra de mi alma. Sé de lo que hablas, y te puedo asegurar que duele mucho, duele hondo, daña a muchos, por suerte para otros, es el trampolín que les impulsa en dirección contraria. Bellamente narrado. Besos

Un gran regalo

No sé que me dirás, no sé que pensarás, este es un regalo para ti, no es un libro y mucho menos esa carta tan hermosa …, pero es lo más hermoso que yo puedo poner en tus manos, un libro con todas las hojas en blanco en el cual puedes escribir, todo lo que desees…hacer crítica, hacer reír, hoy tan difícil de conseguir, hacer porque no… llorar , que puedas hacernos pasear por esa increíble imaginación que posees .
Piensa que gracias a este medio dejaremos un haz de luz de nuestra existencia.
Escribe, escribe como lo sabes hacer tú.

  © Mi mar y mi cielo azul basada en una plantilla original de Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP