domingo, 10 de enero de 2010

Decisiones...


Un cielo blanco, llena el camino de escarcha…los guantes color marrón a juego con el gorro y la bufanda…

Empezó el año y con él, el camino de Silvia, de tener el corazón como goma, empieza a sentirlo piedra, está harta de decir si a todo, de vivir la vida de los demás, que esperen siempre una solución de ella y después con una sonrisa y un beso rápido se den la vuelta, sin que nadie le pregunte ..que espera ella…?

Está separada, desde hace cuatro años y tiene a sus dos hijos, Carlos de 23 y Marta de 20 años, a su cargo…

Les ha dado todo, incluso el que quieran a su padre, a pesar que la abandonó por otra y se pasó el primer año apenas sin visitarlos, ahora tienen una buena relación, tanta que se van casi todos los fines de semana a la casa nueva que su padre se compró, piscina, chimenea, sala de juegos…todo diversión, no hay reproches…su padre es el mejor!!!

Y luego durante la semana en su casa vienen las discusiones, arregla tu habitación, y los deberes? No fumes en el salón, guarda la ropa…y deciden que su madre …es lo peor!!!

Ahora Silvia acaba de salir de casa después de una discusión…

Hace seis meses en uno de esos fines de semana que sus hijos se iban de casa, conoció a un hombre, charlas, conversaciones, no dejó de ser madre por mucho que el placer le llenará los instintos y a la hora a casa, el secreto aplasta, solo se permite soñar cuando los hijos ya duermen y ella se estira en la cama…

Y hoy le invitó a comer, pasadas las fiestas, no quería que ellos pensaran todavía que era tan importante para invitarlo a pasar las Navidades…

Pero de vez en cuando descubren una mirada y el azoramiento en sus mejillas ruborizadas….

Y después de escuchar en los últimos años sus relaciones sentimentales, intuir las sexuales, ser hombro algodonado en alguna ruptura y a veces un estorbo cuando encontraban el nuevo amor….le niegan que ella sienta lo de ellos dos…

Parece que ser madre solo le da derecho a ser madre, no saben que su piel necesita algo más que un hidratante, necesita la caricia, sentirse correspondida, amar con las ventanas abiertas y no sentir a escondidas…

Cuando parió dejó el sentido del egoísmo en algún rincón y ellos lo encontraron y lo acapararon para tirárselo en cualquier momento al rostro con desamor…

Ella no quería imponerles nada, sólo poquito a poco que ellos supieran, que aceptaran que no quiere estar tan sola cuando ellos se marchan, retomar las riendas de su vida…

El amor no es patrimonio de la joven osadía, y quien sabe si la desesperanza la vivirán ellos algún día y se acordaran de lo injustos que fueron en este día…

Silvia no sabe que hacer…el cuerpo y el corazón le piden amor y el ser madre le dibuja en el horizonte, dejar pasar este tren…

Sigue andando …hace tanto frío, que una lágrima casi se le congela en el alma haciendo destino…

Quién sabe? Difícil decisión… Ya pensará, abrazada a sus almohadas…esperando que amanezca…quizás siguiendo viviendo de sueños, imaginando su alma …

Un saludo

20 comentarios:

Paquita enero 11, 2010  

Que se deje llevar por ese amor que siente, que rehaga su vida, como ya la rehizo el padre de sus hijos, ya que en un futuro quizás no muy lejano ellos se irán y ella quedará sola con su soledad , habiendo dejado pasar al amor......

bonito relato.


besitos primita.

Lucía enero 11, 2010  

Los hijos crecen, se irán, como dice Paqui.
Que no piense abrazada a la almohada. El corazón y el cuerpo le piden amar y tiene todo el derecho a ser feliz. A sentirse mujer de nuevo, a rehacer su vida...
Tus relatos, un trozo de vida. Esa que nos acercas siempre llena de sensibilidad.
Besos, Azul.

francisca enero 11, 2010  

el amor de madre es el primero, pero no por eso se debe dejar de amar y de sentirse mujer ni esperar a que los hijos ya no estén. Me gustan tus relatos.

un abrazo y feliz 2010

María Narro enero 11, 2010  

es dificil ser madre pero no por ello se deja de ser mujer.
un trozito de almaa en este relato.

besos.

TriniReina enero 11, 2010  

23 y 20 años... Si a esta edad están aún en el nido, no es por necesidad, sino por egoísmo. Sé que hay que estar en el pellejo de la gente para opinar, pero yo los mandaría a freir espárragos o, mejor aún, con su puñetero padre.
No hay nada más egoísta que un hijo. Nada.

Besos

Alijodos enero 11, 2010  

Pues pienso que debe ser antetodo mujer...por que los hijos un dia se iran y si por ellos deja pasar este tren del amor quien sabe cuando pasará otro...Ni nosotros debemos ser tan egoistas como para no cuidar a nuestros hijos ni estos deben ser tan egoista de abandonarnos por ellos...El termino medio es lo mejor..un beso

A.R.O. enero 11, 2010  

Una situación que se repite con mucha frecuencia y tú la reflejas tal cual es, poniendo el corazón en lo que escribes. Un saludo.

Malena enero 11, 2010  

Mi querida Azul: La eterna disyuntiva de ser mujer o ser madre. Es difícil pero hay que ser un poco egoista y vivir tu vida. Los hijos vuelan y en ese caso el hogar quedaría vacío. Lo digo con la boca pequeña porque sé lo que pienso pero no lo que haría.

Creo que si me pidieran consejo intentaría poner a cada uno en su sitio pero no dejaría perder la ocasión si sé que tengo el Amor en mis manos.

Mil besos y mil rosas.

estoy_viva enero 11, 2010  

Cuantas mujeres sacrificaron su propia felicidad por la de sus hijos, quedando vacias, solas cuando sus hijos volaron del nido....
Un bonito relato que nos hace refrexionar.
con cariño
mari

Ligia enero 11, 2010  

Preciosa historia, Azul. Seguro que hay muchas mujeres en esa situación. Yo opino como todos los anteriores. Los hijos ya son lo suficientemente mayores como para que ella siga pensando en que no tiene derecho a disfrutar del amor. Abrazos

mariajesusparadela enero 11, 2010  

Sí, los hijos se irán pronto.
Todos tenemos derecho a vivir

laMar enero 11, 2010  

El egoísmo de los hijos con las madres es histórico. Es como si no pudiéramos ser algo más que madres.
Un abrazo enorme

Adolfo Payés enero 11, 2010  

Los hijos... siempre se marcharán es el ciclo de la vida..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Uruguayita enero 11, 2010  

Si piensa en ella...no hará nada malo....los hijos hacen su vida...como es ley...tb es ley que ante todo sea mujer....madre lo será toda la vida...comprenderá a sus hijos...pero sus hijos a ella....Un beso. Uruguayita.

Lulu... enero 12, 2010  

Se me hizo tan parecida a la historia de mi madre......
Y ahora que está solita nadie quiere hacerse cargo de ella.

Creo que debemos ser valientes y defender tbm nuestra felicidad, creo que de alguna forma debe de haber la confianza y la comunicación entre los miembros de la familia.

Bueno casos como este se dan a montón.
Un abrazo mi querida Azul!

Anouna enero 12, 2010  

Un escrito tan real, tan intenso, tan desicivo.

Hay muchas mujeres que se postergan por la crianza de los hijos (aún ya grandes). La mujer es la que siempre queda con los hijos cuando hay un divorcio, asumimos seguir siendo la mamá cangurito que arropa a los hijos dentro de su bolsa. La vida es dificil y hay grandes valientes, viviendo día a día.
Los hijos se van, siempre hay que hablarles y prepararles para que piensen que un día se´irán y mamá no puede quedar sola. Eso sería lo ideal.

Besos,
Anouna

mardelibertad enero 12, 2010  

Una bonita entrada, donde entra el egoismo de l@s hij@s
La decisión es suya en el camnino
se tienen cruces no es el final es una parada, debe quererse, los hij@s marcharan...
Abrazo

NERIM enero 12, 2010  

Los hijos, por encima de todo te quieren y comprenderan que busques compañía en el camino que ellos están a punto de recorrer con alguien a su lado.

Tírate a la piscina, creo que esta ocasión no estará vacía...

Mil besos y Feliz año!!

Miren.

Gizela enero 12, 2010  

Seguir sus sentimientos de mujer...
Los hijos deben aprender, que las madres, somos mujeres, y siempre lo seremos, no importa el rol de vida que ejercemos.
Parte de una buena educación hacia los hijos, es enseñárselos...
Besotes y linda semana
Gizz

Lamia enero 12, 2010  

Mi querida Azul... dile a Silvia que suba al tren, corriendo, antes de que pase. Que se aferre a él. Que disfrute del viaje. Quién sabe si de una noche, de un día, de una vida entera.
Es verdad que cuando una sale del paritorio deja, en ese desecho de restos que la matrona recoge tras el alumbramiento, todo su egoismo. Sin embargo, llega un momento en la vida de cada mujer en la que es preciso estirar la mano y recoger un poco de aquel egoismo que dejó caer y una manita inocente recogió sin saber qué era. Sólo porque pertenecía a su madre.
Si el viaje en tren es placentero, la madre volcará de nuevo en sus hijos toda la felicidad que encuentre. Como el parto, nunca llega sin dolor.
Sube al tren, Silvia. Díselo, por favor.

Un gran regalo

No sé que me dirás, no sé que pensarás, este es un regalo para ti, no es un libro y mucho menos esa carta tan hermosa …, pero es lo más hermoso que yo puedo poner en tus manos, un libro con todas las hojas en blanco en el cual puedes escribir, todo lo que desees…hacer crítica, hacer reír, hoy tan difícil de conseguir, hacer porque no… llorar , que puedas hacernos pasear por esa increíble imaginación que posees .
Piensa que gracias a este medio dejaremos un haz de luz de nuestra existencia.
Escribe, escribe como lo sabes hacer tú.

  © Mi mar y mi cielo azul basada en una plantilla original de Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP