martes, 2 de marzo de 2010

Conciencia


Estaba sentado en el bordillo de la ventana, mirando hacia abajo la distancia era de doce pisos y mirando hacia arriba con los ojos encharcados de lágrimas le pedía a alguien en quien jamás había creído que le diera una excusa, una respuesta...un algo para no tirarse al vacio....

Bajó la cabeza, moviendo convulsivamente los hombros del llanto que se aferraba en lamentos a su garganta ...con la pena clavada como una daga en su espalda y los remordimientos a flor de piel...

Hace unos días nada de esto imaginaba , la vida era casi tan sencilla como que amaneciera cada mañana, pero uno no cuenta que a veces te juega malas pasadas...

Había pasado una mala semana, demasiado trabajo, pocas horas de descanso y esa noche llovía copiosamente, el parabrisas apenas le dejaba ver lo que tenía delante, se juntaba al invierno dónde ya era de noche a las siete de la tarde...

Apenas había nadie por la calle, de repente una luz se vio por el retrovisor, un relámpago la ciudad iluminó y el seguido ruido de un trueno ensordecedor lo asustó ....y en un segundo...aparecieron delante ...no las pudo evitar...se las comió ....

Una madre y su hija de aproximadamente dos años volaron automáticamente rompiendo el cristal y rebotaron cayendo bajo las ruedas y él no pudo o no supo parar...pasando por encima de dos vidas, sintiendo en un momento el salto que daba el coche al pasar por encima y que jamás iba a olvidar...

Giró el volante bruscamente a la derecha y chocó contra el coche aparcado junto a la acera golpeándose la cara ...y sangrando al instante sintiendo el sabor de la sangre en el paladar....

Salió del coche ....echándose las manos a la cabeza ...con un zumbido que no cesa...y oyendo un gemido de una niña tirada en la carretera...

Se acercó mientras oía a alguien gritar que llamaran a una ambulancia, sonidos de sirena , se arrodillo ante una madre que no decía nada porque estaba muerta y una niña rota que solo decía ....mama...

Arrodillado como estaba miró aquella pequeña cara a quien se le fue la mirada y se marchó a dónde se había ido su mama sin decir nada más...

Y él no oyó ni veía nada aunque después le dijeron que solo hacía que gritar, golpeando el asfalto con los puños ensangrentados ...no tenían que estar allí, no debía haber peatones, pero las reglamentaciones no cambiaban nada...parecía un verdugo ejecutando ...un hombre que sin querer había matado ...y eso lo llevaría siempre en la memoria y en el corazón...

Por eso estaba allí, en aquella ventana, porque a pesar de que pudiera llevar razón la conciencia amarga y se te pudre en el cerebro ...y despierto o soñando no podía dejar de ver los ojos de aquella niña sin saber quien era él y preguntándole un por que....

Mientras cerraba los ojos, abrió los brazos gritando al cielo un lo siento y ....

Un saludo

14 comentarios:

mariajesusparadela marzo 02, 2010  

Hace un año o dos, un chico sin carnet (se examinaba al día siguiente), al que su madre regaló un coche y que ambos fueron a probar, tuvo un accidente en el que mató a un peatón y a su propia madre. Recuerdo con horror un pueblo entero en la calle pidiendo cadena perpetua. Siempre pensé que su condena la llevará puesta toda la vida, aunque no le pusieran ninguna sanción

FAIL marzo 02, 2010  

Vaya Azul, tremenda historia, joer,¿Por qué no te planteas en serio escribir un libro? se titularía TARDES DE REFLEXIÓN me pido los derechos!!;)

BESAZOS M UAAAAAAAAAAAAAAAAMARRAMMMMAAAMUAAAAAAAAA

Cantares marzo 02, 2010  

Que historia........
La relatas bellamente como siempre pero es durìsima. Besos

Ligia marzo 02, 2010  

Una historia muy dura. Yo también recuerdo la que cuenta María Jesús, y siempre pensé que para el chico su conciencia es su peor condena. Abrazos

Sibaris marzo 02, 2010  

Es un tema muy complicado, un acto cuyos protagonistas son escasas personas, como en este caso lo son tres, pero con muchas aristas, pues involucra a una cantidad mayor de personas, cuyos puntos de vista serán subjetivos y por lo tanto diferentes.
Una o más vidas malogradas, una persona con una culpa sin límites, un entorno afectado, organismos intervinientes etc.
Desde lo humano, se me ocurre pensar que debe ser lo peor que le puede suceder a cualquier persona, tanto a las víctimas como al "victimario".
Desde lo legal, en tanto el "victimario" no constituya la figura llamada "abandono de persona" y permanezca en el lugar del hecho, tendrá muchas ventajas, pues la ley considera, en estos casos, que fué un accidente y que el "victimario" no tenía previos deseos de matar a su víctima, al menos las leyes argentinas así lo dicen, sólo quedará detenido para investigación de sus antecedentes y luego en libertad por falta de mérito.

Un abrazo fuerte.

thony caro marzo 02, 2010  

UNA ENTREGA MAS QUE DOLOROSA Y ESTREMECEDORA AZUL; HAS NARRADO EL TORMENTO DE UNA PERSONA, QUE LLEVARA CONSIGO LA CULPA HASTA EL CONFIN DE SUS SUFRIMIENTOS.-
UN BESO GRANDE GENIA.-

rosscanaria marzo 02, 2010  

Qué historia tan dura pero ¡tan bella!...
Besos wapa,

Alalba marzo 02, 2010  

Es cierto es un tema escabroso,la conciencia juega muy malas pasadas
pero no creo que nadie juegue a ese doble juego...

Muaks.

Malena marzo 03, 2010  

Mi querida Azul: Es una historia trágica con un final que el protagonista podía haber evitado pero es que la conciencia es muchas veces el peor juez que pueda existir.

Mil besos y mil rosas.

Paquita marzo 03, 2010  

Una dramática historia, muy bien escrita, como dice Fail, ese libro, cuando lo escribes???

Tiene que ser terrible matar a alguien y seguir viviendo.....

Besos primita.

Anónimo marzo 03, 2010  

Lo mìo es muy gracioso, yo quiero verlo gracioso.
Para leer mis comentarios ahora entro por google como una visita jaja
te leì.Gracias por tu visita.Beso
CANTARES como la 99

Rita marzo 03, 2010  

Hola querida Azul, vengo a leerte un poquito en un ratito robado porque yo también te echo de menos, a todos mis amigos los echo de menos, tanto que tendré que volver antes de lo previsto, hay que ver...... Esto que has escrito lo he temido tantas veces cuando llevo el volante......y pido a quien corresponda que no me haga pasar esa horrible experiencia.
Un abrazo grande

Abuela Ciber marzo 03, 2010  

Mer estremeces.
Ha de ser horrible!!!!!!!

Cariños

Belkis marzo 03, 2010  

Triste historia que nos invita a la reflexión. Todas las precauciones son pocos al momento de conducir, porque luego de una desgracia como esa, no hay quien pueda con el cargo de conciencia.
Besitos amiga

Un gran regalo

No sé que me dirás, no sé que pensarás, este es un regalo para ti, no es un libro y mucho menos esa carta tan hermosa …, pero es lo más hermoso que yo puedo poner en tus manos, un libro con todas las hojas en blanco en el cual puedes escribir, todo lo que desees…hacer crítica, hacer reír, hoy tan difícil de conseguir, hacer porque no… llorar , que puedas hacernos pasear por esa increíble imaginación que posees .
Piensa que gracias a este medio dejaremos un haz de luz de nuestra existencia.
Escribe, escribe como lo sabes hacer tú.

  © Mi mar y mi cielo azul basada en una plantilla original de Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP