lunes, 18 de octubre de 2010

Un ramo en los puentes de Madison



Lleva Inma casada casi treinta años, se lo dice la espalda y la ilusión de antaño...

No había cumplido casi los veinte años cuando sus padres la obligaron a casarse casi como compra y venta sin mirar el amor como en sus tiempos pasados, y ella que pensaba por imposición que los sueños eran solo lo que un poeta dijo...y los sueños...sueños son....

Así que se casó, un camisón blanco que en la noche de bodas con una pequeña gota de sangre se manchó, para orgullo del pueblo, de la familia y de aquel hombre que se acostaba en su cama y que apenas la miró...

Fernando cada día se levantaba temprano y en alguna noche sin apenas decir una palabra la inseminó....así hasta casualmente cuatro veces ...a los que llamó hijos y a los que nunca abrazó...

En las ciudades no había quien viviera en esa época ese tipo de relación....los cuales se sentían muy modernos y empezaba el feminismo a hacer su aparición...
Mientras Inma ordeñaba a las vacas y en silencio fue pariendo hijos ...era lo normal, lo natural...hablar de amor eran tonterías, ya que de eso no se comía y así entre sus padres y Fernando lo vivió....

Todas sus conversaciones eran el campo, el presupuesto, la economía, los hijos...la vida....la vida que ellos llevaban tras un muro invisible ....

Cuando Fernando llegaba a la cama, apenas la tocaba....solo cuando él o ambos tenían ganas ...siempre con mucho respeto ....casi pidiendo permiso, sin antes calentar las ascuas...

Los sueños de príncipes, eran eso...sueños...la vida real era llevarse un trozo de pan y poco más a la boca, para los hijos....y poco más...

Un día ...cambiaron el cartero del pueblo, el nuevo, era un hombre simpático, enérgico...que a raiz de los días fue visitándola y haciéndole sentir mujer...ser mujer era fácil, cada día al mirarse al espejo lo sabía, pero no era lo mismo sentirse deseada, sentirse admirada, sentirse consolada ....aunque en principio nunca hubiera nada ....ella cerraba los ojos y revivió soñar con algunos años de más...

Bajaba los ojos cuando miraba llegar a Fernando como siempre taciturno y apesadumbrado, le hacía sentirse avergonzada su espalda curvada y cansada y ella soñando después de unos años como si fuera una chiquilla más...
Empezó a recibir unas notas en el buzón, en la ventana ...unas notas de amor ...y ella se preocupaba porque Fernando no las encontrará jamás...ese cartero le dejaba unas notas que la avergonzaban ante su marido ...que no se enteraba....de esa infidelidad no carnal...

Más de una vez encima del buzón que había en la acera de a pie, había un ramito de flores que ella agazapaba rápidamente entre la compra , esperando que nadie lo hubiera podido ver ..
Al cartero ya hace tiempo no lo volvió a ver, lo cambiaron de zona y ella entendió que ante sus negativas él no volvería a decirle que....

Al cabo de un tiempo , algunos años tal vez, dónde la monotonía se le pegaba a las venas y el silencio de los sentimientos era su hoy y su ayer ..una noche...

Una noche cuando los hijos se habían marchado unos a su vida y otros a disfrutar ...se acostaron Inma y Fernando....ambos separados, apagaron las luces y ella se ladeo del lado contrario, encogida como siempre....de repente habló Fernando...

_Inma, soy un estúpido!!! Teniéndote a mi lado, se cuantas veces he podido sentirte ...y nunca he sabido decirte....no soy hombre de muchas palabras ...no sé si eso es malo, pero estando a tu lado no he sabido decirte cuanto te he amado, todo lo que te he necesitado y lo mucho que me has dado....

No me digas nada....me avergonzaría mañana quizás con tus palabras, recordando las mías...en esta noche tan fría....déjame que en la oscuridad solo te diga...que te amo...de otra manera, no soy capaz....eso te hará pensar que jamás debiste estar con un hombre tan débil, pero te juro que te di a mi manera todo lo que te pude y supe dar....no me enseñaron a nada más....

Por eso de vez en cuando ocultándome te escribí algunas notas de amor....y algún ramo de flores te dejé encima del buzón a lo largo de estos años sin decirte ni una voz...

Jamás me dijiste nada...seguro que fue mío el error...tampoco si mi boca andaba muda iba a esperar de ti una contestación....pero quiero que sepas que no quiero que te vayas, que te amo mucho, que me diste todo y perdones este silencio que a veces por equivocación se llama amor...

Inma ladeada se giró, se quedó quieta y lo abrazó, sin decirle nada dejó escapar en silencio las lágrimas recordando las flores dejadas en el buzón y tantas cartas de amor...

Dejó descansar su mano en la barriga de Fernando, la cabeza situada entre la cabeza y su hombro , mientras él miraba el ventilador clavado en el techo ...tímido y avergonzado por lo que decía su voz....

Él le cogió la mano y se quedaron en esa posición dormidos los dos...

A la mañana siguiente, cuando él se levanto como cada día el desayuno estaba preparado, la única diferencia es que al marcharse ella le cogió la cara y en los labios dulcemente la besó ...

Y es que los sueños...sueños son...decía el poeta...pero aquella mañana se hicieron realidad ...tonta de ella! que a lo largo del tiempo no se había dado cuenta ...que el amor lo había tenido tantos años acostado a su derecha y el silencio los tapó ...

Un saludo

Después de esto les recomiendo a quienes no hayan visto Los puentes de Madison que me parece preciosa, preciosa....ay Dios que llanto!! y esta canción que está en el recuerdo de todos...

Ya saben quiten la música del blog y déjense llevar ...

Un beso

8 comentarios:

Cantares octubre 18, 2010  

Una historia tierna como todas las tuyas.
La peli la vi
La canción la recordaba.
Besos

Gemma octubre 18, 2010  

Me emocioné, Azul, como casi siempre que paso por aquí, que hermosa historia y la peli que dices ya la he visto dos o tres veces y todas con cleanex, pero vale la pena, ilusa de mí, que todavía creo en el amor, jeje... Un abrazo!

Ligia octubre 18, 2010  

Una historia de película. Los puentes de Madison es una de mis preferidas. Abrazos

ARO octubre 18, 2010  

¡Qué bella historia cuentas! La canción de Cecilia es también preciosa. Me ha encantado leerte y escuchar esa dulce melodía. Saludos.

Marita octubre 18, 2010  

Precioso relato Azul y para acompañar una de las canciones más bonitas que se han hecho para expresar con música lo que grita el corazón pero los labios a veces no pueden expresar...un beso

jose i mari octubre 19, 2010  

Me quedé sin palabras y con lágrimas en los ojos....Tan solo: PRECIOSO post y preciosa música!!!Un besazo!! Mari Carmen.

TriniReina octubre 19, 2010  

Una tierna historia de amor.

"Un ramito de violetas" y "Los puentes de Madisón"...Buen ejemplo de amores soñados.

Besos

Montse octubre 19, 2010  

Tanto tu relato, como la cancion de Cecilia, y la pelicula Los puentes de..., me estremezco. ¡Que mujer ante la rutina diaria y el olvido no ha deseado un amor infiel y vivo! La pelicula es de las que me hace llorar y sentir, en cierta manera me siento identificada como muchas mujeres. besitos.

Un gran regalo

No sé que me dirás, no sé que pensarás, este es un regalo para ti, no es un libro y mucho menos esa carta tan hermosa …, pero es lo más hermoso que yo puedo poner en tus manos, un libro con todas las hojas en blanco en el cual puedes escribir, todo lo que desees…hacer crítica, hacer reír, hoy tan difícil de conseguir, hacer porque no… llorar , que puedas hacernos pasear por esa increíble imaginación que posees .
Piensa que gracias a este medio dejaremos un haz de luz de nuestra existencia.
Escribe, escribe como lo sabes hacer tú.

  © Mi mar y mi cielo azul basada en una plantilla original de Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP